Venga a conocernos, 1ª consulta y radiografía de diagnóstico gratuitos Conozca las novedades
Financiación a 60 meses y 12 sin intereses Contacte y le informamos (981 316 135)
Todas las pruebas radiológicas en la misma clínica, sin desplazamientos Visitar la clínica
Disponemos de un amplio horario de atención incluyendo los sábados Solicitar cita previa
Ofrecemos todas las especialidades odontológicas Saber más
Implante más corona por 25€ al mes Contacte y le informamos

Últimas novedades

VUELVE A SONREIR

VUELVE A SONREIR

22/10/2018

En LDM DENTAL te lo ponemos fácil FINANCIACIÓN Hasta 60 meses

Y a 36 SIN INTERESES

¿CÓMO MANTENER TUS DIENTES SANOS?

¿CÓMO MANTENER TUS DIENTES SANOS?

03/10/2018

1.  Cepíllate a conciencia 3 veces al día y con un enjuage bucal. Cambia tu cepillo cada tres meses.

2.  Acuérdate del espacio entre los dientes utiliza hilo o seda dental al menos una vez al día.

3.  Visita al dentista regularmente una o dos veces al año. Es la mejor manera de prevenir y detectar posibles problemas de salud bucal.

4.  Cuida tu alimentación evita en la medida de lo posible alimentos o bebidas azucaradas y ácidas.

LA PÉRDIDA DE UNO O VARIOS DIENTES ¿PUEDE SUPONER UN PROBLEMA PARA MI BOCA?

LA PÉRDIDA DE UNO O VARIOS DIENTES ¿PUEDE SUPONER UN PROBLEMA PARA MI BOCA?

13/07/2018

Hoy en día es habitual encontrarnos con casos de pacientes en edad adulta que han perdido una o varias piezas, ya sea por haber sufrido algún traumatismo, por problemas de gingivitis o periodontitis, o a consecuencia de infecciones avanzadas que no pueden solucionarse con una obturación o una endodoncia.

En la mayoría de los casos los pacientes piensan que no pasa nada y que no supone ningún problema para ellos la falta de uno o varios dientes. Se habitúan estéticamente al huecos o huecos, para masticar se ayudan del resto de su dentadura y para hablar se van acostumbrando poco a poco.

Este es un pensamiento erróneo ya que si perdemos uno o varios dientes y éstos no se sustituyen con relativa rapidez, se pueden producir muchos problemas en nuestra boca, como por ejemplo:

  •     Problemas masticatorios

Debido a la carencia de uno o varios dientes el paciente debe adaptarse a la hora de triturar los alimentos y para ello suplirá dicha carencia forzando el resto de los dientes y generando una sobrecarga y desgaste mayor en los mismos.

Además, los alimentos no son ingeridos correctamente porque no se ha llevado a cabo un proceso masticatorio adecuado y esto puede provocar problemas gastro-intestinales y digestivos.

  •     Problemas de fonación

La falta de algún diente o en el caso de los pacientes totalmente desdentados suelen presentar complicaciones a la hora de pronunciar correctamente algunos sonidos o fonemas, sobre todo los linguo-dentales y labio-dentales.

  •     Problemas en las encías

Los alimentos se depositan en el hueco o huecos y al masticar el apoyo y la fuerza la que realizamos se hace completamente la encía, y como consecuencia se produce un desgaste de la misma. Además, al tener un espacio vacío los dientes vecinos tienden a ocuparlo, desplazándose y provocando la aparición de nuevos espacios en los dientes y aumentando el riesgo de sufrir caries.

  •     Problemas estéticos

Puede afectar a la confianza y autoestima en uno/a mismo/a, ya que la falta de una pieza (especialmente cuando la falta de piezas dentales se produce en la zona de la sonrisa) afecta negativamente a nuestro aspecto físico; y más aún cuando, en el caso de que el hueso de la mandíbula se retraiga y se pierda masa ósea, cambia el aspecto general de la cara.

¿QUÉ HACER PARA SOLUCIONAR LA PÉRDIDA DE UNO O VARIOS DIENTES?

Hoy día los tratamientos que se pueden seguir para tratar la pérdida de dientes son muy variados y existen diferentes alternativas pudiendo optar por prótesis fijas o removibles, con las que no se diferenciará cuál es la pieza que no es real.

En LDM realizamos un estudio personalizado a cada paciente para poder ofrecerles las mejores alternativas, teniendo en cuenta su historia clínica y las necesidades propias de cada uno.

SENSIBILIDAD DENTAL

SENSIBILIDAD DENTAL

01/06/2018

    La sensibilidad dental es una dolencia muy común entre la población en general. Resulta habitual encontrase con casos de pacientes que al ingerir alimentos o bebidas calientes, frías, ácidas o azucaradas sufren un dolor breve pero agudo en uno o varios dientes. O incluso, el hecho de cepillarse los dientes o simplemente respirar aire frío les produce la misma dolencia.

¿Por qué se produce?

    Se debe básicamente a la exposición de la dentina que es la parte del diente que cubre el nervio. Esta exposición puede producirse a nivel de la corona del diente debido a un problema en el esmalte del mismo que ha perdido su barrera de protección natural o a nivel de la raíz debido a una recesión de encía.

¿Qué causas lo pueden provocar?

    1.  Caries

    2.  Fractura del esmalte por traumatismo.

    3.  Desgaste del diente debido al bruxismo.

    4.  Retracción de encía por enfermedad gingival o periodontal.

    5.  Una mala técnica de cepillado que afecte negativamente tanto al esmalte como a la encía.

    6.  Después de un tratamiento dental cómo por ejemplo un blanqueamiento o limpieza bucal.

    7.  Consumo de bebidas o alimentos ácidos que favorecen la erosión del esmalte.

¿Cómo evitarlo y/o solucionarlo?

     La búsqueda y detección del origen de la sensibilidad dental es fundamental para poder elegir el método o acción adecuada para solucionar esta dolencia. Basándonos en esta última premisa podemos establecer dos áreas de actuación.

    1.  Medidas llevadas a cabo por el paciente

        ·  Vigila tu dieta y evita el consumo de bebidas o alimentos ácidos o excesivamente fríos o calientes.

        ·  Realiza una buena higiene bucal diariamente utilizando un dentífrico y colutorio para dientes sensibles. Suaviza tu cepillado pudiendo emplear un cepillo con              filamentos suaves y sin hacer más presión de la necesaria.

    2.  Medidas llevadas a cabo por el odontólogo

        ·  Restauración de los dientes que presenten caries o fracturas pudiendo ser necesario en determinados casos la realización de una endodoncia.

        ·  Elaboración de una férula de descarga en el caso de bruxismo.

        ·  Tratamiento para el saneamiento de las encías debido a la presencia de problemas gingivales o periodontales.

        ·  Control por parte del odontólogo o higienista de las técnicas bucodentales empleadas por el paciente.